PLAN DE GESTIÓN DE RESIDUOS

El plan de gestión de residuos como parte indispensable de cualquier proyecto de infraestructuras. Contenido, tratamiento de los distintos residuos, leyes implicadas, etc.

La ley 10/98 de Residuos obliga a la empresa que ejecuta la obra, como productora de los residuos generados a una adecuada gestión de los mismos.

Antes del inicio de la obra se debe establecer el Plan de Gestión de los Residuos de Obra.

La gestión de residuos generados como consecuencia de las obras se debe realizar conforme a los Planes Regionales de ámbito sectorial de Residuos de Construcción y Demolición; y por la legislación autonómica que aprueba las estrategias regionales para la gestión de residuos.

También son de aplicación las normativas municipales relativas a la gestión de residuos de los términos municipales en los que se desarrollan las obras.

Para el diseño del Plan se debe tener en cuenta  el Real Decreto 105/2008 de 1 de febrero, que regula la producción y gestión de los residuos de construcción y demolición; y que indica la obligación de incluir en el proyecto de ejecución d un estudio de gestión de residuos que incluya una estimación del tipo y cantidad de los residuos que se generan, de las  posibles operaciones de reutilización y valorización; y su destino final.

Se debe proceder, en primer lugar, a identificar los residuos que se van a generar. Para esto se utilizan tablas en los que aparece una relación por tipología y clasificación de los  RCDs según niveles y la naturaleza de los mismos.

RCDs de Nivel I son tierras y residuos pétreos de excavación y suelen ser utilizados para obras de restauración, construcción y relleno. No se consideran residuos en un sentido estricto al tratarse de material pétreo no contaminado que puede ser  reutilizado en otras obras como material de relleno, en la restauración de áreas degradada, en el sellado de vertederos, etc.

Los R.C.D.s de Nivel II se suelen separar en de naturaleza pétrea, no pétrea y potencialmente peligrosos. No son aptos para ser utilizados en procesos de restauración. La gestión de estos residuos puede llevarse a cabo mediante segregación en la obra de los distintos materiales y posterior entrega a gestores autorizados; o entregándolos a una empresa de clasificación autorizada. En éstas se separan residuos valorizables y no valorizables. La parte no valorizable se destina a vertedero autorizado.

Los escombros se entregan a los distintos gestores autorizados para su valorización. Este tipo de residuos pueden segregarse y acopiarse en la propia obra para luego entregarse a gestor autorizado, o entregarse directamente a una planta de clasificación. La segregación en origen de los residuos optimiza la gestión posterior de los mismos. Los residuos generados se clasifican según su naturaleza facilitando la posible reutilización y/o valorización de los distintos materiales.

Se deben adaptar, para el acopio de los distintos tipos de residuos, zonas específicas que se delimitan y señalan; impidiendo la mezcla de los distintos residuos.

Para el acopio temporal de las tierras de excavación se delimitan áreas autorizadas destinadas a este propósito. Se debe disponer el material apilado con una altura máxima de dos metros, para evitar dañar su estructura. Se debe prohibir la circulación de cualquier vehículo en estas zonas y tomar precauciones para impedir la contaminación de estas tierras con otros residuos.

También se debe destinar una zona diferenciada para el acopio de los residuos de madera disponiéndolos de forma ordenada para facilitar su posible reutilización en la misma obra. El acopio de  la madera debe asegurar que queda protegida de la lluvia.

Se debe también crear un punto de acopio para los residuos metálicos hasta su retirada por un gestor autorizado.

Para el plástico se delimitará un espacio de manera que se evite la dispersión del mismo. La separación de plásticos se realiza en el momento del desembalaje; evitando que se mezclen con el resto de residuos y depositándolos en los puntos establecidos.

Los residuos peligrosos requieren la solicitud como pequeño productor de residuos peligrosos en la Consejería de Medio Ambiente de Comunidad Autónoma en la que se desarrolle la obra.

Se deben asegurar  acuerdos con gestores o transportistas autorizados por la Comunidad Autónoma para los distintos tipos de residuos peligrosos.

El acopio de los residuos peligrosos, que se generen, se realiza separando los distintos tipos de residuos peligrosos en contenedores específicos cerrados y con el etiquetado reglamentario en el que figuren los datos del productor y del gestor que vaya a recogerlos, la descripción del producto con su código, y la fecha de inicio de acopio.

Se debe acondicionar y señalizar una zona para el acopio de los residuos peligrosos hasta su retirada por un gestor autorizado. Se debe disponer como medida de seguridad adicional una superficie impermeabilizada con un pequeño muro perimetral de altura suficiente para contener posibles derrames accidentales. La solera debe tener una pendiente suficiente hacia el sistema de contención de derrames accidentales sin que exista conexión con la red de saneamiento, la de efluentes residuales o la de aguas pluviales de la instalación. La instalación debe disponer de material absorbente para la recogida de derrames de residuos peligrosos; y en algun caso de equipos de bombeo, para evacuar el contenido de los sistemas de retención de vertidos accidentales.

Esta zona debe estar también protegida superiormente para evitar que en caso de lluvia los residuos peligrosos acopiados puedan diluirse en el agua.

La gestión de aceites usados se realiza conforme al Real Decreto 679/2006, por el que se regula la gestión de los aceites industriales usados.

La periodicidad de retirada de los residuos peligrosos por el gestor autorizado no puede superar los seis meses, según indican las leyes.

Por último se debe disponer de contenedores específicos, debidamente señalizados, para los residuos urbanos y asimilables que se generen. Estos residuos se integrarán en el sistema de gestión de residuos del municipio o se llevarán a un vertedero autorizado de residuos urbanos.

Plan de Gestión de Residuos Infraestructuras Empresa Ambiental Consultoría Medio Ambiente Madrid
VER ESTUDIO DE IMPACTO AMBIENTAL
VER EVALUACIÓN AMBIENTAL DE PROYECTOS
VER EVALUACIÓN AMBIENTAL ESTRATÉGICA
VOLVER AL ÍNDICE GENERAL DE MEDIO AMBIENTE